Active Travel inició sus actividades en julio de 2008 enfocada al ámbito corporativo. Con una filosofía de trabajo apuntalada en sus valores fundamentales: confianza, compromiso, dedicación, profesionalismo, innovación y búsqueda constante de superación y excelencia, logró posicionarse como proveedor de diversas empresas de diferentes rubros. El crecimiento paulatino y la vinculación al proyecto de varios profesionales de importante trayectoria y experiencia en el rubro del turismo permitieron que la empresa se proyectara y creciera, tanto en personal como en infraestructura, para comenzar a prestar servicios como Operador Mayorista, orientado a ofrecer alternativas y productos en cuanto a pasajes aéreos, servicios multidestino y cruceros.

(+598) 2915 9879
Bacacay 1319 / Bacacay 1334, L10
info@activetravel.com.uy
Image Alt

Información de interés

Avianca: Conocé nuestra nueva política de equipaje

Consulta las características del equipaje que puedes llevar sin costo adicional dentro de la bodega del avión.

> Ver comunicado

Avianca: Suspensión de la ruta BOG/MVD/BOG

Avianca informa la suspensión de sus operaciones en la ruta Bogotá – Montevideo – Bogotá a partir del 1° de marzo de 2019. A la fecha también se encuentra detenida la opción para realizar reservas y ventas en esa ruta. Sin duda, estos cambios pueden generar un impacto en nuestros viajeros; por lo tanto, debemos estar bien informados para mantener un mensaje consistente.

> Ver comunicado

Gobierno de Panamá anuncia procedimiento de solicitud en línea de visa de turismo

A los extranjeros que requieran de visa de turismo para ingresar a Panamá, y que en su país de origen o residencia no haya presencia Consular Panameña, se les permite hacer la solicitud de visa en línea desde el 25 de febrero de 2019.

> Ver comunicado

LATAM Airlines: Nuevo esquema tarifario

Te presentamos la nueva estructura tarifaria de LATAM para nuestro negocio regional e internacional. Este modelo permitirá a tus pasajeros elegir cómo quieren viajar y tener más alternativas a lo largo de su experiencia de viaje, a través de la red de destinos más grande de Latinoamérica.

> Ver comunicado

Alimentación - dietas especiales

ALIMENTACIÓN – DIETAS ESPECIALES

La situación de los pasajeros con limitaciones o impedimentos a nivel alimenticio es usualmente considerada por las compañías aéreas sin aplicar medidas tarifarias particulares.

A estas personas se les recomienda solicitar a las aerolíneas -a través de sus agentes- los servicios especiales para contar con una atención adecuada y que se adapten ciertos procedimientos a sus necesidades para contar con un menú apropiado durante el vuelo.

Los agentes deben contactarse con la/s compañía/s para especificar la situación y conocer las condiciones que aplican para el caso. Recordar que los servicios especiales dependen de cada aerolínea y ruta; y el de alimentos y bebidas -ofrecido a bordo- varía dependiendo la cabina (primera, ejecutiva, económica), la duración y los horarios del vuelo.

Se ofrecen diferentes opciones de alimentos para satisfacer las necesidades de los pasajeros por razones nutricionales, de dieta, religiosas, étnicas o de otra índole.

Una vez emitido el ticket, el agente debe asignar el/los asiento/s y realizar la solicitud de servicio especial a la compañía aérea (mediante el código correspondiente) especificando detalladamente las necesidades del pasajero a través de las entradas correspondientes.

Códigos y significados específicos

COMIDAS ESPECIALES

  • BLML: dieta blanda sin picantes ni especias.
  • DBML: comida para diabéticos.
  • GFML: comida sin gluten.
  • HFML: comida sin harinas blancas.
  • LCML: comida baja en calorías.
  • LFML: comida baja en grasas.
  • LPML: comida baja en proteínas.
  • LSML: comida baja en sodio.
  • NLML: comida sin lactosa.
  • NSML: comida sin sal.
  • PFML: comida para alérgicos al maní.

COMIDA VEGETARIANA

  • VGML: comida para vegetarianos estrictos.
  • STVG: comida para veganos.
  • RVML: comida para vegetarianos sólo con alimentos crudos.
  • VLML: comida para ovo-lacto-vegetarianos.

COMIDA ÉTNICA

  • HNML: comida hindú.
  • KSML: comida kosher.
  • MOML: comida musulmana.
  • ORML: comida oriental.
  • JPML: comida japonesa.

OTRAS COMIDAS ESPECIALES

  • CDML: comida fría.
  • FPML: dieta sólo de fruta.
  • SFML: dieta sólo de pescados y mariscos.

COMIDAS PARA NIÑOS

  • BBML: comida para bebés (hasta los 2 años).
  • CHML: comida para niños (de 2 a 6 años).

Tomar en cuenta que las aerolíneas exigen un mínimo de 72 horas -previo al viaje- para llevar a cabo esta gestión y adaptar el catering a las necesidades de los pasajeros. Pueden existir excepciones; por tanto, es conveniente hacerlo en el momento de la reserva/emisión.

Si la comida no está solicitada, no es posible pedirla en el momento en el aeropuerto, ya que se prepara con anticipación y los tiempos no alcanzan para tenerla lista en 2 horas.

Vale destacar que está permitido llevar alimentos propios para consumirlos a bordo, siempre que cumplan con las restricciones sanitarias y de seguridad. Asimismo, la mayoría de las aerolíneas prohíben el consumo de bebidas alcohólicas que no sean suministradas por la tripulación junto a las comidas.

Documentación

Es responsabilidad de cada pasajero contar con la documentación necesaria para salir del lugar de origen del viaje y acceder al/los destino/s seleccionado/s. Ésta deberá cumplir con las políticas migratorias y formalidades exigidas por cada país en cuanto a validez, vigencia, visados, certificados sanitarios, seguros de asistencia y otros requisitos para ingreso, tránsito y permanencia.

Consejos previos al viaje

Siempre es recomendable consultar al médico antes de planificar el viaje o emitir los pasajes aéreos, y solicitar el/los certificado/s correspondiente/s para presentar en los mostradores de la compañía aérea en caso que sea necesario. Además, se sugiere consultar al profesional sobre la nomenclatura genérica de medicamentos y potenciales dosis para mitigar afecciones o dolores comunes.

Si el pasajero se inyecta insulina, deberá consultar con su médico para la adaptación del tratamiento a las características del viaje. Los cambios a aplicar son en función de: la pauta de tratamiento, las horas de salida y arribo (duración real del viaje) y la diferencia horaria según la latitud del país de destino.

Es imprescindible un breve informe médico (en inglés si el destino no es un país de habla hispana) que también serviría para informar al médico en caso de urgencia. Asimismo, todos los medicamentos deben estar adecuadamente etiquetados y algunos Estados requieren que figure el nombre del pasajero en dicho rótulo.

La Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) permite medicamentos con receta que lleven el nombre que aparece en el boarding pass. Se admiten hasta 236ml de líquido (insulina) o gel para el tratamiento de hipoglucemia y 118ml de medicamentos líquidos sin receta, distribuidos en recipientes menores a 100cc.

Es conveniente asesorarse con un agente de viajes respecto a las reglamentaciones y restricciones vigentes aplicadas por los países de destino y la/s compañía/s aérea/s en cuanto a edades, documentos y permisos, equipaje a despachar y de mano (contenidos autorizados), asientos, requerimientos especiales, etc.
Si entiende que su situación pudiera implicar una dificultad para la preparación y elaboración de la comida disponible en el menú del avión, sugerimos notificar a la compañía con la antelación debida (mínimo de 72 hs.) y consultar por las políticas, condiciones y restricciones al respecto para evitar inconvenientes al momento de embarcar.

Recomendamos llevar alimentos para resolver casos de hipoglucemia. Incluir hidratos de carbono de absorción rápida (azúcar, geles de glucosa, etc), como lenta (galletas, tostadas, pan integral, cereales).

Si necesitara viajar con accesorios o implementos sanitarios como vías de administración intravenosa, bombas de insulina, lancetas, jeringas, sondas u otros dispositivos es fundamental comunicarlo a la compañía y coordinar con la antelación correspondiente todos los procedimientos requeridos.

Consejos para el viaje

DIABÉTICOS

Considerar que los trámites de check in, despacho de equipaje, control de tarjetas de embarque, seguridad y migraciones pueden implicar un tiempo superior al normal. A la hora de prever la antelación para presentarse, tenga en cuenta estas situaciones así como el contexto del momento de viaje (en tiempo de vacaciones se agrava).

Una vez en los mostradores de la compañía, durante el check in y/o el despacho de equipaje, es preciso notificar al personal de la aerolínea que necesitará los servicios especiales solicitados. Si entiende que la respuesta no lo garantiza de forma inmediata, no aguarde al momento del embarque para reclamarlo.

La insulina, glucagón, tiras reactivas, lancetas, agujas, material desechable y cualquier otra medicación debe viajar en cabina y no en bodega, para evitar su deterioro por las temperaturas y cambios de presión.

Al momento de realizar el control de seguridad, las bombas de insulina y la medicación pueden ser detectadas en su equipaje de mano por los aparatos de Rayos X y/o por el arco magnético; por lo que es preferible avisar con antelación al funcionario encargado que se es portador de las mismas y presentar el informe médico.

Una vez en el avión, identifique y contacte a los tripulantes para presentarse y contar con su atención ante posibles necesidades y que tengan presente a qué asiento acercar el menú especial.

Discapacidad sensorial

DISCAPACIDAD SENSORIAL

Condiciones y restricciones

El transporte aéreo se rige por normas internacionales de la Organización de Aviación Civil Internacional, la Comisión Europea de Aviación Civil y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (concretamente, por la resolución 700 sobre “Aceptación y transporte de pasajeros discapacitados”), así como por las leyes de cada país. Todas estas normativas se recogen, para la práctica cotidiana, en el Manual de Operaciones de Tráfico de cada compañía y es por ello que se recomienda llevar a cabo las consultas particularmente.

La situación de los pasajeros con discapacidades sensoriales que afecten sus posibilidades de desplazamiento, orientación y/o comunicación es usualmente considerada por las compañías aéreas sin aplicar medidas tarifarias particulares.

A estas personas se les recomienda cumplir con una serie de procedimientos y solicitar a las aerolíneas -a través de sus agentes- los servicios especiales para contar con una atención adecuada y que se adapten ciertas infraestructuras y procedimientos a sus necesidades tanto en tierra como durante el vuelo.

Para individuos con patologías de otra entidad, como discapacidades mentales o psíquicas, que impidan seguir instrucciones a bordo, realizar su propia evacuación o comer y utilizar el baño, la situación es evaluada de manera específica y debe ajustarse a determinadas condiciones, recursos y otras variables particulares. En estos casos, es excluyente que viajen con un acompañante.

Los agentes y pasajeros -previo a emitir o adquirir los pasajes/servicios- deben contactarse con la/s compañía/s para especificar la situación y conocer las condiciones que aplican para el caso. Recordar que las posibilidades de transporte y servicios especiales dependen de cada aerolínea y los equipos con los que opera cada ruta.

Una vez emitido el ticket, el agente debe asignar un asiento en las filas adecuadas y realizar la solicitud de servicio especial a la compañía aérea (mediante el código correspondiente) especificando detalladamente las necesidades del pasajero a través de entradas “OSI”.

Documentación

Es responsabilidad de cada pasajero contar con la documentación necesaria para salir del lugar de origen del viaje y acceder al/los destino/s seleccionado/s. Ésta deberá cumplir con las políticas migratorias y formalidades exigidas por cada país en cuanto a validez, vigencia, visados, certificados sanitarios, seguros de asistencia y otros requisitos para ingreso, tránsito y permanencia.

Consejos previos al viaje

Siempre es recomendable consultar al médico antes de planificar el viaje o emitir los pasajes aéreos, y solicitar el/los certificado/s correspondiente/s para presentar en los mostradores de la compañía aérea en caso que sea necesario. Además, se sugiere consultar al profesional sobre la nomenclatura genérica de medicamentos y potenciales dosis para mitigar afecciones o dolores comunes.

Asesorarse con su agente de viajes respecto a las reglamentaciones y restricciones vigentes aplicadas por los países de destino y la/s compañía/s aérea/s en cuanto a edades, documentos y permisos, equipaje a despachar y de mano (contenidos autorizados), asientos, requerimientos especiales, etc.

Si entiende que su situación pudiera implicar una dificultad para ubicarse/movilizarse dentro del o los aeropuerto/s, acceder a la/s aeronave/s o ubicarse dentro de esta/s, sugerimos notificar a la compañía con la antelación debida (mínimo de 48 a 72 hs.) y consultar por las políticas, condiciones y restricciones al respecto para evitar inconvenientes al momento de embarcar.

En terminales de Europa está reglamentado que la asistencia a pasajeros con discapacidades sensoriales debe ser proporcionada -de forma gratuita- por personal del consorcio que gestiona el aeropuerto. En otros casos, las compañías aéreas designan funcionarios para brindar esta asistencia.

De ser posible, siempre es recomendable acudir al aeropuerto con una persona de confianza que colabore con la comunicación, los desplazamientos, trámites y traslado de equipajes; y el mismo criterio aplica para el arribo a destino.

Recordamos que las aerolíneas no permiten asignar asientos en la fila de emergencia para pasajeros discapacitados. Usualmente acceden a asignarle la primera fila de la cabina correspondiente o lugares que faciliten el contacto con la tripulación.

Si necesitara viajar con accesorios de orientación o movilidad, implementos sanitarios como vías de administración intravenosa, sondas o dispositivos CPAP, sillas convencionales o motorizadas, perros guía, etc. es fundamental comunicarlo a la compañía y coordinar con la antelación correspondiente todos los procedimientos requeridos.

Consejos para el viaje

DISCAPACIDAD VISUAL

Es fundamental adelantar la presentación más allá de los tiempos prudenciales recomendados, lo que otorgará tiempo suficiente para informar las circunstancias inherentes a vuelo y seguridad, y despejar dudas en caso que la no autonomía del pasajero lo requiera.

Una vez en los mostradores de la compañía, durante el check in y/o el despacho de equipaje, es preciso notificar al personal de la aerolínea que necesitará los servicios especiales solicitados. Si entiende que la respuesta no lo garantiza de forma inmediata, no aguarde al momento del embarque para reclamarlo.

Previo a abordar, siempre es recomendable satisfacer necesidades fisiológicas y evitar complejos desplazamientos en espacios habitualmente reducidos e incómodos para llegar a los baños del avión, más allá que algunas aeronaves cuenten con lugar y artefactos que garantizan accesibilidad universal.

Los pasajeros con discapacidad visual son embarcados de forma prioritaria y asistidos con la ubicación del equipaje de mano. Algunas compañías cuentan con tarjetas de embarque e información de seguridad en sistema de lectura Braille.

Una vez en el avión, los tripulantes se identificarán para presentarse y ofrecer su atención ante posibles necesidades o contratiempos. Tome en cuenta que no están autorizados a: alimentarlo, administrar medicamentos y prestarle auxilio en el interior del baño.

Al arribar, si la persona requiere ayuda para desembarcar, será asistida luego que hayan descendido los demás pasajeros para disponer de más espacio y tiempo. Recuerde que tiene prioridad absoluta para llevar a cabo los trámites migratorios y aduaneros.

(*) Perros lazarillos o guía: para asegurar su embarque se requiere la confirmación del servicio PETC (mascota en cabina) o AVIH (animal vivo en bodega) en la reserva, según corresponda. El transporte suele ser gratuito para ambas modalidades pero es excluyente que el pasajero presente: identificación, comprobantes de entrenamiento y certificados sanitarios del animal, que éste viaje con correa y bozal.

DISCAPACIDAD AUDITIVA

Una vez en los mostradores de la compañía, durante el check in y/o el despacho de equipaje, es preciso notificar al personal de la aerolínea que necesitará los servicios especiales solicitados. Si entiende que la respuesta no lo garantiza de forma inmediata, no aguarde al momento del embarque para reclamarlo.

Algunos aeropuertos y compañías aéreas disponen de bucles magnéticos o de inducción en los mostradores de atención, lo que facilita la interpretación a pasajeros que cuentan con audífonos dotados de posición ‘T’.

En caso que alguno de los funcionarios de la compañía haya seguido una formación en comunicación específica, es probable que conozca el Lenguaje de Señas.

Una vez en el avión, los tripulantes se identificarán para presentarse y ofrecer su atención ante posibles necesidades o contratiempos. Es clave que las personas con dificultades para comprender o cumplir instrucciones de emergencia para de enfrentar o completar la evacuación de una aeronave sean identificadas por el personal de la cabina.

Embarazos

EMBARAZOS

Condiciones y restricciones

Los viajes en avión con cabina presurizada* no están contraindicados para embarazos normales.

El mejor momento del embarazo para viajar es el segundo trimestre (semana 14 a la 27), cuando los riesgos disminuyen, los primeros síntomas tienden a desaparecer y las posibilidades de entrar en trabajo de parto se reducen.

En general, las compañías aéreas restringen la posibilidad de viajar a las mujeres embarazadas con más de 28 semanas de gestación.

A partir de este momento, las aerolíneas exigen un certificado médico que confirme la fase del embarazo y la aptitud de la pasajera para tomar un vuelo. En algunos casos, la futura madre deberá firmar un documento que exime a la compañía de toda responsabilidad en caso que surgiera algún problema relacionado con su estado y el del feto durante el vuelo.

Asimismo, se sugiere consultar restricciones en cuanto a certificados sanitarios (vacunas) de los destinos que lo requieren y sus contraindicaciones.

Si se trata de un embarazo con complicaciones, múltiple o de riesgo; o si la madre padece diabetes, hipertensión, ha sufrido pérdidas o experimentado un parto prematuro anteriormente, no es recomendable viajar en avión.

Del mismo modo, si existiera la posibilidad de dar a luz en el extranjero, conocer los procedimientos y diligencias a realizar ante las autoridades del país de destino.

Vale aclarar que esta información se genera a partir de una muestra representativa. Las condiciones y restricciones no son universales ni aplican a todas las compañías aéreas, rutas y destinos.

Sugerimos a los agentes y pasajeros consultar las normativas al respecto que figuran en los sitios web de cada aerolínea. También es conveniente informarse sobre regulaciones estatales de cada destino en cuanto al egreso, ingreso, tránsito y permanencia de personas.

(*) Los aviones con ambientes no presurizados, en los que existe una disminución de oxígeno durante el vuelo, pueden producir efectos perjudiciales tanto a la madre como al bebé.

Documentación

Es responsabilidad de cada pasajero contar con la documentación necesaria para salir del lugar de origen del viaje y acceder al/los destino/s seleccionado/s. Ésta deberá cumplir con las políticas migratorias y formalidades exigidas por cada país en cuanto a validez, vigencia, visados, certificados sanitarios, seguros de asistencia y otros requisitos para ingreso, tránsito y permanencia.

Consejos previos al viaje

Siempre es recomendable consultar al médico especialista antes de planificar el viaje o emitir los pasajes aéreos, y solicitar el certificado correspondiente para presentar en los mostradores de la aerolínea en caso que sea necesario. Además, se sugiere consultar al profesional sobre la nomenclatura genérica de medicamentos y potenciales dosis para mitigar dolencias comunes en mujeres embarazadas.

Asesorarse con su agente de viajes respecto a las reglamentaciones y restricciones vigentes aplicadas por los países de destino y la/s compañía/s aérea/s en cuanto a edades, documentos y permisos, equipaje a despachar y de mano (contenidos autorizados), asientos, requerimientos especiales, etc.

De ser posible, se sugiere a la madre viajar acompañada. La segunda persona podrá realizar las diferentes gestiones, cargar o trasladar el equipaje y asistirla en caso de ser necesario.

Previo al vuelo, no es aconsejable realizar ingestas de alimentos de digestión prolongada o bebidas gaseosas.

Consejos para el viaje

En cuanto a la documentación, se sugiere llevar toda la información pertinente en un lugar de fácil acceso; incluyendo: tipo de sangre, detalles del embarazo y nombres y números de contacto en caso de emergencia.

Respecto al equipaje, lo más conveniente es cargar con lo mínimo indispensable. En caso de ser necesario, se aconseja solicitar asistencia al personal del aeropuerto o la compañía tanto para trasladarlo como para colocarlo en los compartimentos del avión.

No se conocen riesgos por irradiación de las máquinas de Rayos X (no son ionizantes) pero, si quisiera, al pasar por los puestos de seguridad o puntos de control es posible solicitar una inspección con el detector manual.

Si lo comunica o evidencia, tendrá derecho a embarque prioritario.
Una vez en el avión, identifique y contacte a los tripulantes para presentarse y contar con su atención ante posibles necesidades.

Seleccionar/solicitar un asiento pasillo y/o en la primera fila (puede implicar un cargo adicional) le permitirá tener espacio extra para estirar las piernas y acceso cercano al baño del avión. Además, siempre que no esté contraindicado o impedido por circunstancias de vuelo, durante cinco minutos cada hora, es recomendable caminar y/o realizar ejercicios o flexiones que activen la circulación sanguínea.

Aunque la luz indicadora esté apagada, sugerimos mantener el cinturón de seguridad abrochado para evitar caídas o impactos producidos por movimientos o turbulencias impredecibles.

Por supuesto, recomendamos elegir vestimenta cómoda, liviana y de fibras naturales, así como calzado que soporte la hinchazón de los pies que pudiera darse debido a la presión de la cabina. Es aconsejable también utilizar medias que favorezcan la circulación.

En relación a la alimentación, al igual que previo a embarcar, durante el vuelo es mejor ingerir comestibles de fácil digestión. Además, beber grandes cantidades de agua para contrarrestar los efectos de la presurización del aire. En casos de vuelos de larga duración, se sugiere comprar agua o bebidas sin gas (en la zona de embarque).

Una vez completado el vuelo, procure descansar y prestar especial atención a síntomas extraños que pudieran vincularse a los cambios de presión experimentados.

Mascotas

MASCOTAS

Condiciones y restricciones

Los pasajeros que pretendan viajar con sus mascotas deben asumir los costos que implica este traslado, que dependen exclusivamente de la política de cada aerolínea y la modalidad de transporte del animal: en cabina (PETC), en bodega (AVIH) o como carga (previa emisión de Air Way Bill).

Sugerimos a los agentes y pasajeros consultar las normativas al respecto que figuran en los sitios web de cada aerolínea. También es conveniente informarse sobre regulaciones y requerimientos estatales de cada destino en cuanto al egreso, ingreso, tránsito y permanencia de animales en cada país; fundamentalmente, en aquellos que existe sistema de cuarentenas.

Previo a emitir o adquirir el pasaje aéreo recomendamos contactarse con la/s compañía/s para especificar la situación y conocer las condiciones que aplican para cada caso. Recordar que las posibilidades de transporte y servicios especiales dependen de cada compañía aérea y los equipos con los que opera cada ruta.

La mayoría de los países y compañías aéreas permiten la entrada, salida y transporte de animales domésticos (mayores a 10 semanas o 3 meses; con excepción de algunas razas en particular).

Las mascotas pequeñas, cuyo peso y tamaño (incluyendo la jaula) sea equivalente a lo que se considera como equipaje de mano, pueden viajar con el pasajero, permaneciendo en su jaula debajo del asiento que se encuentra frente al que ocupa su dueño. Animales mayores a estas dimensiones, pueden viajar en las bodegas presurizadas y calefaccionadas de la aeronave.

Deben hacerlo en jaulas transportadoras -homologadas por la compañía- cuyo diseño sea a prueba de filtraciones, cuente con ventilación adecuada y las medidas de seguridad que impidan al animal que alguna parte de su cuerpo pueda salirse. A su vez, éste tiene que poder estar de pie y dar un giro completo dentro del compartimento.

Tener presente que está contraindicado dopar a los animales para los vuelos. Además, en ocasiones, se solicita que se coloque un bozal a los perros de ciertos tamaños o razas.

Vale aclarar que esta información se genera a partir de una muestra representativa. Las condiciones y restricciones no son universales ni aplican a todas las compañías aéreas, rutas y destinos.

Otro tipo de mascotas como: roedores, reptiles, aves, insectos, peces y demás tienen diferentes condiciones o restricciones, tanto por parte de los estados como de las compañías. En estos casos, conviene buscar en detalle las normas que rigen según destino y aerolínea. Generalmente, no se transportan como equipaje de mano ni despachado; en caso de tener permitido el embarque, suelen viajar como carga (documentación y AWB mediante).

Es responsabilidad de cada pasajero contar con la documentación necesaria para salir del lugar de origen del viaje y acceder al/los destino/s seleccionado/s. Ésta deberá cumplir con las políticas migratorias y formalidades exigidas por cada país en cuanto a validez, vigencia, visados, certificados sanitarios, seguros de asistencia y otros requisitos para ingreso, tránsito y permanencia.

Deberá presentar los documentos del animal: certificado sanitario (incluyendo vacunas) emitido por un médico veterinario y los permisos expedidos por la máxima autoridad agropecuaria, requeridos tanto para la salida del país de origen como para el ingreso en el país de tránsito y/o destino.

La mayoría de los estados exigen que ambos estén traducidos al respectivo idioma oficial. Piden también que sean legalizados por la máxima autoridad agropecuaria y de cría del país de origen y, en ciertos casos, ante la autoridad de relaciones exteriores.

En Uruguay: los controles sanitarios del animal y la documentación serán realizados por los servicios del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca en el punto de ingreso/egreso al territorio nacional. Igualmente, para el transporte de animales vivos desde el Aeropuerto Internacional de Carrasco, a fin de evitar posibles inconvenientes en el aeropuerto de destino, como para conocer cuáles son los requisitos vigentes a cumplir para el transporte de animales en vuelos regionales e internacionales, se sugiere contactarse con el MGAP a:
Oficina central: 2410 4155 | Oficina aeropuerto: 2604 0320 | Página web: http://www.mgap.gub.uy.

Consejos previos al viaje

Para obtener los certificados es excluyente llevar a la mascota a un control veterinario y que el profesional emita los documentos para el viaje. El objetivo de la consulta es valorar el estado general de salud del animal, aplicar las vacunas necesarias y desparasitarlo en caso que sea necesario.

Los documentos entregados por el veterinario (certificado de vacunas y sanitario) son conocidos como el ‘pasaporte del animal’ y regularmente contienen la siguiente información:

  • Datos de identificación del animal: raza, color, edad y peso.
  • Lugar y fecha de la vacunación.
  • Nombre comercial y número de serie de la vacuna aplicada.
  • Especificación de la duración de la inmunidad.
  • Datos del propietario: nombre completo y dirección de residencia.
  • Descripción del animal: especie, fecha de nacimiento o edad, sexo, raza, tipo y color de pelaje, signos particulares.
  • País de origen y en los que el animal ha residido en los 2 últimos años.
  • Datos de la vacunación contra la rabia: lugar y fecha de aplicación; tipo de vacuna; nombre del laboratorio y de la marca comercial de la vacuna; validez de la vacuna.
  • Nombre, identificación y registro del médico veterinario.
  • Resultados del examen serológico aplicado (muestra de sangre), incluyendo los datos del laboratorio dónde se realizó.
  • Resultados del examen clínico practicado por el veterinario.

La jaula debe otorgar ventilación, espacio, comodidad, seguridad e higiene para la mascota. Es excluyente que se consideren estas cinco variables al momento de seleccionar el artefacto y prepararlo para el viaje; en casos de vuelos de larga duración -fundamentalmente para los AVIH o en viajes que implican conexiones- se debe tener en cuenta la alimentación e hidratación del animal. También sugerimos identificar el compartimento para evitar cualquier tipo de extravío y brindar información relevante al equipo de manipulación de equipajes.

Reiteramos que los especialistas recomiendan no dopar a los animales para vuelos en aviones con cabinas o bodegas presurizadas ya que, combinados con la altitud y diferencia de presión, los fármacos pueden generar efectos adversos en la temperatura y el comportamiento de la mascota.

Para evitar contratiempos en áreas estériles de los aeropuertos o dentro de la aeronave, sugerimos realizar un seguimiento de la dinámica alimenticia del animal e intentar que cumpla con sus necesidades fisiológicas previo al embarque.

Consejos para el viaje

Una vez emitido el ticket, el agente debe realizar la solicitud de servicio especial a la compañía aérea (mediante el código correspondiente) especificando detalladamente las necesidades del pasajero a través de entradas “OSI”.

Cada aerolínea tiene normas particulares. Sugerimos reconfirmar el despacho del animal 48 hs. antes de la partida, especialmente durante épocas de alta temporada. De ser posible, procure la ratificación por escrito. La mayoría de las compañías ofrece información acerca del transporte de mascotas en sus sitios web.

Considere que los trámites de check in, despacho de equipaje, control de tarjetas de embarque, seguridad y migraciones pueden implicar un tiempo superior al normal cuando viaja con su mascota. A la hora de prever la antelación para presentarse, tenga en cuenta estas situaciones así como el contexto del momento de viaje (en tiempo de vacaciones y feriados largos se agrava).

Una vez en los mostradores de la compañía, durante el check in o el despacho de equipaje, es preciso notificar al personal de la aerolínea de su situación particular y entregar la documentación pertinente.

Si el animal viaja en cabina (PETC), ante los controles de seguridad, deberá cumplir con los requisitos que establezca cada autoridad nacional. En el punto de inspección los perros y gatos no deben ser sometidos a los Rayos X pero la jaula sí será examinada en el mismo scanner que el equipaje de mano y las pertenencias. En ciertos casos, puede que los oficiales soliciten realizar una revisión visual y física del animal.

Si lo hace en la bodeta y el pasajero realiza escalas o conexiones, es recomendable chequear con el personal de la compañía que su mascota haya realizado el enlace entre aeronaves.

Una vez en destino procure encontrar la jaula en el espacio de equipajes. Al salir del Aeropuerto y tomando las precauciones de seguridad pertinentes, libere al animal y bríndele un espacio de hidratación y/o alimentación.

Menores de edad

MENORES DE EDAD

Condiciones y restricciones

Entre los 2 y 11 años (al momento de finalizado el vuelo de regreso), los niños ocupan la categoría “child”. Regularmente abonan un porcentaje de la tarifa aplicada al pasaje de adultos y las tasas e impuestos que correspondan según ruta, destino y aerolínea. Por el pago de este precio especial le corresponde al niño ocupar un asiento.

Si lo hace/n con uno de sus padres, ambos padres o un mayor responsable (algunas aerolíneas consideran a los mayores de 12 a 16 años como tales; otras, sólo mayores de 18), se recomienda que todas las personas se encuentren en la misma reserva para ser ubicados en asientos contiguos o cercanos.

Vale aclarar que esta información se genera a partir de una muestra representativa. Las condiciones y restricciones no son universales ni aplican a todas las compañías aéreas, rutas y destinos.

Sugerimos a los agentes y pasajeros consultar las normativas que figuran en los sitios web de cada aerolínea al respecto. Asimismo, también es conveniente informarse sobre regulaciones estatales de cada destino en cuanto al egreso, ingreso, tránsito y permanencia de niños de estas edades.

Documentación

Es responsabilidad de los pasajeros contar con la documentación necesaria para salir del lugar de origen del viaje e ingresar acceder al/los destino/s seleccionado/s. Ésta deberá cumplir con las políticas migratorias y formalidades exigidas por cada país en cuanto a validez, vigencia, visados*, certificados sanitarios, seguros de asistencia y otros requisitos para ingreso, tránsito y permanencia.

Todos los menores de edad deben viajar con su documento de identidad oficial (pasaporte o cédula, según destino) vigente.

Si viaja:

  • Con ambos padres y no posee pasaporte, deberá llevar Cédula de Identidad (CI) uruguaya vigente, acompañada con una Partida de Nacimiento con fecha de emisión inferior a un año.
  • Con ambos padres y posee pasaporte vigente, es suficiente la presentación del mismo.
  • Con uno solo de los padres y no posee pasaporte, deberá llevar CI uruguaya vigente y Permiso de Menor tramitado en la Dirección Nacional de Migraciones.
  • Con uno solo de los padres y posee pasaporte vigente, es suficiente la presentación del mismo.

Recordemos que la CI uruguaya es solo válida como documento de viaje a los países del Mercosur.

Generalmente, estos permisos -acompañados de los documentos descritos- son suficientes. Sin embargo, existen excepciones para destinos en los que se requiere autorizaciones especiales. Para estas ocasiones recomendamos comunicarse con el Consulado del país al que viajará y consultar sobre los documentos específicos necesarios al momento de viajar con un menor.

Por información oficial sobre permisos y partidas en Uruguay puede acceder a Dirección Nacional de Migraciones y Dirección General del Registro de Estado Civil.

(*) En ciertos casos (por ejemplo, EE.UU.), las autoridades requieren que el niño cuente con documento (pasaporte) y visado propio; no es suficiente que figure en el de su/s padre/s o el mayor responsable.

Consejos previos al viaje

Siempre es recomendable consultar al médico pediatra antes de planificar el viaje o emitir los pasajes aéreos, y, en caso que sea necesario, solicitar los certificados correspondientes para presentar en los mostradores de la aerolínea. Además, se sugiere consultar al profesional sobre la nomenclatura genérica de medicamentos y potenciales dosis para mitigar dolencias comunes en niños de estas edades.

Asesorarse con su agente de viajes respecto a las reglamentaciones y restricciones vigentes aplicadas por los países de destino y la/s compañía/s aérea/s en cuanto a edades, documentos y permisos, equipaje a despachar y de mano, asientos, requerimientos especiales, etc.

Preparar el equipaje de mano contemplando tanto sus necesidades como las de el/los niño/s: mudas de ropa, pañales y recipientes esterilizados (si aplicara), alimentos (preferentemente al vacío), artículos de higiene, medicamentos y demás objetos que puedan colaborar con su cuidado, comodidad y entretenimiento. Más allá que se recomienda llevar algunos comestibles, la mayoría de las aerolíneas (en vuelos de largo recorrido) ofrecen un menú especial para niños que puede ser una alternativa.

Si el viaje previsto implica alojarse en zonas horarias con diferencia mayor a 4-5 horas, es probable que este cambio altere algunos hábitos y horarios de alimentación y descanso, lo que potencialmente puede generar dificultades. Se recomienda tomar medidas como cambiar las horas de sueño los días anteriores para evitar tener que corregir en destino las descompensaciones generadas por el cambio de huso horario.

Consejos para el viaje

Una vez en el aeropuerto, tanto a la salida como al arribar, procure no perder de vista a los niños ni sus pertenencias; tenga ‘a mano’ y en un lugar seguro todos los documentos.

Considere que los trámites de check in, despacho de equipaje, control de tarjetas de embarque, seguridad y migraciones pueden implicar un tiempo superior al normal cuando viaja con uno o más niños. A la hora de prever la antelación para presentarse, tenga en cuenta estas situaciones así como el contexto del momento de viaje (en tiempo de vacaciones y feriados largos se agrava).

Para los casos en los que las compañías lo permiten, es muy recomendable realizar el check in y la selección de asientos online. Esto no lo exime de presentarse en los mostradores de la aerolínea y llevar a cabo el control documental, además de despachar el equipaje.

Los pasajeros con menores a cargo tienen derecho a embarque prioritario y, en caso de ser necesario, se les permite llegar con el coche en el que transporta al niño hasta la puerta del avión, pero no ingresarlo a la aeronave. Al entregarlo al funcionario de la compañía para despachado en bodega -fundamentalmente para viajes con conexión- controlar el etiquetado para recuperarlo inmediatamente al desembarcar.

Si el menor tiene más de tres años y comprende la situación a la que se enfrentará, es aconsejable tomar algunos recaudos y, sin alarmarlo, explicar las contingencias a las que se expondrá; qué espera respecto de su comportamiento fuera y dentro del avión y apercibirlo/s respecto a las diferentes potenciales penalidades.

Una vez en el avión, identifique y contacte a los tripulantes para presentarse y contar con su atención ante posibles necesidades o contratiempos.

Es fundamental que el menor viaje seguro. Consultar a los tripulantes sobre las medidas a considerar e implementar para colocar el cinturón de seguridad y aprovechar para que el niño tenga un contacto -al menos- visual con ‘la autoridad’ dentro de la cabina.

Vale recordar que los menores no pueden volar en los asientos de la/s fila/s de emergencia del avión.

Respecto a la vestimenta, procure que sea cómoda y adecuada a la temperatura ambiente del avión.

Es excluyente ofrecerle la mayor comodidad posible y prestar especial atención a sus reacciones durante todas las etapas del vuelo. Asimismo, se recomienda hidratarlos para aplacar las consecuencias de la presurización del aire.

En caso que no concilie/n el sueño, una buena alternativa es tener alguno de sus juguetes preferidos o implementar alguna actividad que los mantenga entretenidos sin incomodar al resto de los pasajeros.

Si demostrara/n dolor o incomodidad durante el despegue, vuelo o aterrizaje, se sugiere darle su mamadera, vaso de succión, caramelos o chicles (sin azúcar) para contrarrestar los efectos de los cambios de presión atmosférica.

Menores de edad no acompañados

MENORES DE EDAD NO ACOMPAÑADOS

Condiciones y restricciones

Entre los 2 y los 11 años (al momento de finalizado el vuelo de regreso), los niños ocupan la categoría “child”: regularmente abonan un porcentaje de la tarifa aplicada al pasaje de adultos y las tasas e impuestos que correspondan según ruta, destino y aerolínea. Por el pago de este precio especial le corresponde al niño ocupar un asiento.

A partir de los 12 años, para las aerolíneas y los sistemas de reservas, son considerados adultos y viajan bajo las mismas condiciones de precio, tasas e impuestos y -en algunos casos- pueden hacerlo solos.

Si el menor tuviera que volar sin la tutoría de un adulto (o en otra cabina), las aerolíneas ofrecen un servicio de Menor No Acomañado (UM)* que permite hacerlo. Bajo este régimen, funcionarios de la compañía o miembros de la tripulación se encargan de la seguridad, comodidad, alimentación y entretenimiento del niño en aeropuertos (previo al embarque, durante una conexión y/o al arribo) y a bordo del avión.

Las condiciones de esta prestación dependen de cada compañía y difieren según la edad del menor y el destino del viaje pero, generalmente, es obligatoria para niños que viajen sin un mayor responsable (algunas lo extienden hasta los 15 años) y ofrecida como opcional a los menores de entre 12 y 18 años.

Existen diversas restricciones que aplican para la mayoría de las aerolíneas, como que los itinerarios no pueden incluir conexiones: con otras aerolíneas (aunque exista código compartido o alianza), superiores a 4 horas de escala o que impliquen cambio de aeropuerto.

La solicitud de este servicio debe llevarse a cabo al momento de realizar la reserva; previo a emitir el ticket. Asimismo, existe un plazo -promedio- mínimo de 48hs. para solicitarlo y obtener la confirmación, además de contar con tiempo prudencial para tramitar la documentación requerida para este tipo de operación.

Vale aclarar que esta información se genera a partir de una muestra representativa. Las condiciones y restricciones no son universales ni aplican a todas las edades, compañías aéreas, rutas y destinos.

Sugerimos a los agentes y pasajeros consultar las normativas que figuran en los sitios web de cada aerolínea al respecto. Asimismo, también es conveniente informarse sobre regulaciones estatales de cada destino en cuanto al egreso, ingreso, tránsito y permanencia de menores de las edades consideradas en el servicio ofrecido.

(*) Para optar por este servicio, los menores deben poder alimentarse por sus propios medios, ser capaces de cubrir sus necesidades básicas de higiene; además de movilizarse y responder a las instrucciones de seguridad en caso de evacuación.

Preparar el equipaje de mano contemplando las necesidades del menor y las restricciones de seguridad: mudas de ropa, alimentos, artículos de higiene, medicamentos y demás objetos que puedan colaborar con su cuidado, comodidad y entretenimiento.

Más allá que se recomienda llevar algunos comestibles, la mayoría de las aerolíneas (en vuelos de largo recorrido) ofrecen un menú especial para niños que puede ser una alternativa. Respecto a la vestimenta, procure que sea cómoda y adecuada a la temperatura ambiente del avión.

Si el menor no comprende la situación a la que se enfrentará, es aconsejable tomar algunos recaudos y, sin alarmarlo, explicar las contingencias a las que se expondrá; qué espera respecto de su comportamiento fuera y dentro del avión; y el acatamiento a las órdenes y sugerencias de los tripulantes y el personal de la compañía.

Consejos para el viaje

Una vez en el aeropuerto tenga a mano y en un lugar seguro todos los documentos indispensables.

Considere que los trámites de check in, despacho de equipaje, control de tarjetas de embarque, seguridad y migraciones pueden implicar un tiempo superior al normal. A la hora de prever la antelación para presentarse, tenga en cuenta estas situaciones así como el contexto del momento de viaje (en tiempo de vacaciones se agrava).

Para los casos en los que las compañías lo permiten, es muy recomendable realizar el check in y la selección de asientos online. Esto no lo exime de presentarse en los mostradores de la aerolínea para completar los formularios y realizar el control documental, además de que -en ciertos casos- deberá solicitar una tarjeta de embarque para acompañar al menor hasta la puerta indicada.

Recomendamos entregar al menor una copia adicional de nombres, direcciones y números de contacto, tanto en el origen como en destino.

Madre, padre o tutor del menor deben permanecer en el aeropuerto hasta que se haya confirmado el despegue del vuelo en el que viaja el niño.

Asimismo, el mayor responsable que vaya a recibirlo en destino deberá facilitar una prueba de identidad que coincida con los datos proporcionados en los formularios.

Movilidad reducida

MOVILIDAD REDUCIDA

Condiciones y restricciones

El transporte aéreo se rige por normas internacionales de la Organización de Aviación Civil Internacional, la Comisión Europea de Aviación Civil y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (concretamente, por la resolución 700 sobre “Aceptación y transporte de pasajeros discapacitados”), así como por las leyes de cada país. Todas estas normativas se recogen, para la práctica cotidiana, en el Manual de Operaciones de Tráfico de cada compañía y es por ello que se recomienda llevar a cabo las consultas particularmente.

La situación de los pasajeros con discapacidad motriz, movilidad reducida o lesiones en extremidades que afecten sus posibilidades de desplazamiento es usualmente considerada por las compañías aéreas sin aplicar medidas tarifarias especiales.

A las personas que padecen estas afecciones -de manera temporal o permanente- o a los adultos mayores con dificultades para trasladarse se les recomienda cumplir con una serie de procedimientos y solicitar a las aerolíneas los servicios especiales para contar con una atención adecuada para que se adapten ciertas infraestructuras y procedimientos a estas necesidades, tanto en tierra como durante el vuelo.

Para individuos con patologías de mayor entidad, que pudieran requerir realizar el viaje en camilla, los medios son específicos y deben ajustarse a determinadas condiciones, recursos, disponibilidad de espacio y otras variables particulares. En este caso, es excluyente que cuenten con un acompañante.

Los agentes y pasajeros -previo a emitir o adquirir el pasaje- deben contactarse con la/s compañía/s para especificar la situación y conocer las condiciones que aplican para el caso. Recordar que las posibilidades de transporte y servicios especiales dependen de cada aerolínea y los equipos con los que opera cada ruta.

Para los casos de personas que requieren viajar con equipamientos de movilidad (como sillas motorizadas) es fundamental tener claras las dimensiones máximas, el peso límite y las condiciones en las que debe ser despachado el dispositivo (posición, embalaje, baterías), entre otras especificaciones.

En la mayoría de los casos, las sillas de ruedas convencionales y otros artefactos que deban ser despachados en bodega no son considerados como piezas dentro de la franquicia de equipaje y, habitualmente, no implican costos adicionales.

Los pasajeros que no pueden sentarse erguidos sin asistencia, pueden utilizar determinados dispositivos auxiliares como: almohadas especiales, arneses, corsés, sillas de viaje, etc., que deben ser proporcionados y ajustados por ellos mismos. Las dimensiones de éstos no podrán superar el ancho de un asiento (40-45cm).

Una vez emitido el ticket, el agente debe asignar un asiento en las filas adecuadas (procurar ubicar en ventanilla y lugar contiguo libre) y realizar la solicitud de servicio especial a la compañía aérea (mediante el código correspondiente) especificando detalladamente las necesidades del pasajero a través de entradas “OSI”.

Vale aclarar que esta información se genera a partir de una muestra representativa. Las condiciones y restricciones no son universales ni aplican a todas las compañías aéreas, rutas y destinos.

Sugerimos a los agentes y pasajeros consultar las normativas al respecto que figuran en los sitios web de cada aerolínea. También es conveniente informarse sobre regulaciones estatales de cada destino en cuanto al egreso, ingreso, tránsito y permanencia de niños de estas edades.

Documentación

Es responsabilidad de cada pasajero contar con la documentación necesaria para salir del lugar de origen del viaje y acceder al/los destino/s seleccionado/s. Ésta deberá cumplir con las políticas migratorias y formalidades exigidas por cada país en cuanto a validez, vigencia, visados, certificados sanitarios, seguros de asistencia y otros requisitos para ingreso, tránsito y permanencia.

Consejos previos al viaje

Siempre es recomendable consultar al médico antes de planificar el viaje o emitir los pasajes aéreos, y solicitar el/los certificado/s correspondiente/s para presentar en los mostradores de la compañía aérea en caso que sea necesario. Además, se sugiere consultar al profesional sobre la nomenclatura genérica de medicamentos y potenciales dosis para mitigar afecciones o dolores comunes.

Asesorarse con su agente de viajes respecto a las reglamentaciones y restricciones vigentes aplicadas por los países de destino y la/s compañía/s aérea/s en cuanto a edades, documentos y permisos, equipaje a despachar y de mano (contenidos autorizados), asientos, requerimientos especiales, etc.

Al momento de planificar el viaje, encaminar la reserva o ejecutar la emisión del ticket aéreo, de ser posible, recomendamos buscar vuelos con ocupación moderada o reducida y evitar fechas y horarios con gran demanda. La idea de esta selección es incrementar las posibilidades de contar con asientos libres en el avión.

Asimismo, cuando se solicite el asiento, es aconsejable revisar la configuración de butacas del avión y elegir uno sobre la ventanilla o un confort seat, si la aeronave cuenta con este tipo de ubicación.

Recordamos que las compañías no permiten pedir asientos en la fila de emergencia para este tipo de pasajeros pero quizás accedan a asignarle primera fila o una de las últimas con el asiento contiguo libre.

Otro aspecto a tomar en cuenta son los desplazamientos dentro de los aeropuertos. Si fuera necesaria la asistencia para trasladarse, también deberá considerar solicitarla con la anticipación debida. En terminales de Europa está reglamentado que debe ser proporcionada -de forma gratuita- por personal del consorcio que gestiona el aeropuerto; en otros casos, las compañías aéreas designan funcionarios para brindar ayuda a los pasajeros con movilidad reducida.

De ser posible, siempre es recomendable acudir al aeropuerto con una persona de confianza que colabore con los desplazamientos, trámites y traslado de equipajes; y el mismo criterio aplica para el arribo a destino.

Si el pasajero necesitara viajar con accesorios de movilidad, implementos sanitarios como vías de administración intravenosa, sondas o dispositivos CPAP, sillas convencionales o motorizadas, es crucial comunicarlo a la compañía y coordinar con la antelación correspondiente todos los procedimientos requeridos.

Si entiende que su situación pudiera implicar una dificultad para acceder al avión o ubicarse dentro de éste, o generar una incomodidad a otros pasajeros, sugerimos notificar a la compañía y consultar por las políticas, condiciones y restricciones al respecto para evitar inconvenientes al momento de embarcar.

Consejos para el viaje

Una vez en los mostradores de la compañía, durante el check in y/o el despacho de equipaje, es preciso notificar al personal de la aerolínea que necesitará los servicios especiales solicitados. Si entiende que la respuesta no lo garantiza de forma inmediata, no aguarde al momento del embarque para reclamarlo.

Previo a abordar, siempre es recomendable satisfacer necesidades fisiológicas y evitar complejos desplazamientos en espacios habitualmente reducidos e incómodos para llegar a los baños del avión, más allá que algunas aeronaves cuenten con lugar y artefactos que garantizan accesibilidad universal.

Los pasajeros con movilidad reducida son embarcados de forma prioritaria y asistidos con la ubicación del equipaje de mano.

Una vez en el avión, identifique y contacte a los tripulantes para presentarse y contar con su atención ante posibles necesidades o contratiempos. Tome en cuenta que no están autorizados a: alimentarlo, administrar medicamentos y prestarle auxilio en el interior del baño.

Si optó por comprar 2 asientos, pagar el servicio de confort seat o fue ubicado en una butaca con la contigua libre, sugerimos intentar rebatir los ‘apoyabrazos’ para obtener un espacio extra y viajar con mayor comodidad.

Al arribar, las personas que requieren ayuda para desembarcar, son asistidas luego que hayan desembarcado los demás pasajeros para disponer de más espacio y tiempo.

Recuerde que tiene prioridad absoluta para llevar a cabo los trámites migratorios y aduaneros.

Obesidad - sobrepeso

OBESIDAD – SOBREPESO

Condiciones y restricciones

La situación de los pasajeros de estas características físicas o con afecciones de salud que generen obesidad/sobrepeso puede ser considerada por las compañías aéreas pero, en promedio, no son contempladas como otras situaciones particulares.

Generalmente, las personas con un índice de masa corporal en extremos superiores se ven ‘obligadas’ a adquirir dos asientos, lo que puede implicar costos equivalentes a la sumatoria de ambos, un sobreprecio o la adquisición de un segundo ticket bonificado, lo que depende exclusivamente de la política de cada aerolínea al respecto.

Ante este contexto, los agentes y pasajeros deben contactarse con la/s compañía/s -previo a adquirir el pasaje- para especificar la situación y conocer las condiciones que aplican para el caso.

Vale aclarar que esta información se genera a partir de una muestra representativa. Las condiciones y restricciones no son universales ni aplican a todas las compañías aéreas, rutas y destinos.

Sugerimos a los agentes y pasajeros consultar las normativas al respecto que figuran en los sitios web de cada aerolínea. También es conveniente informarse sobre regulaciones estatales de cada destino en cuanto al egreso, ingreso, tránsito y permanencia de niños de estas edades.

Previo a emitir o adquirir el pasaje recomendamos contactarse con la/s compañía/s para especificar la situación y conocer las condiciones que aplican para el caso. Recordar que las posibilidades de transporte y servicios especiales dependen de cada aerolínea y los equipos con los que opera cada ruta.

Documentación

Es responsabilidad de cada pasajero contar con la documentación necesaria para salir del lugar de origen del viaje y acceder al/los destino/s seleccionado/s. Ésta deberá cumplir con las políticas migratorias y formalidades exigidas por cada país en cuanto a validez, vigencia, visados, certificados sanitarios, seguros de asistencia y otros requisitos para ingreso, tránsito y permanencia.

Consejos previos al viaje

Siempre es recomendable consultar al médico antes de planificar el viaje o emitir los pasajes aéreos, y solicitar el/los certificado/s correspondiente/s para presentar en los mostradores de la compañía aérea en caso que sea necesario. Además, se sugiere consultar al profesional sobre la nomenclatura genérica de medicamentos y potenciales dosis para mitigar afecciones comunes o las específicas en personas con obesidad/sobrepeso.
Asesorarse con su agente de viajes respecto a las reglamentaciones y restricciones vigentes aplicadas por los países de destino y la/s compañía/s aérea/s en cuanto a edades, documentos y permisos, equipaje a despachar y de mano (contenidos autorizados), asientos, requerimientos especiales, etc.

Si entiende que su peso y/o dimensiones pudieran implicar una dificultad para ubicarse dentro del avión o generar una incomodidad a otros pasajeros, sugerimos notificar a la compañía y consultar por las políticas, condiciones y restricciones al respecto para evitar inconvenientes al momento de embarcar.

Al momento de planificar el viaje, encaminar la reserva o ejecutar la emisión del ticket aéreo, de ser posible, recomendamos buscar vuelos con ocupación moderada o reducida y evitar fechas y horarios con gran demanda. La idea de esta selección es incrementar las posibilidades de contar con lugares libres en el avión.

Asimismo, al momento de solicitar asiento, es aconsejable revisar la configuración de butacas del avión y elegir una sobre el pasillo o un confort seat, si la aeronave cuenta con este tipo de ubicación.

Recordamos que la compañía no permitirá pedir asientos en la fila de emergencia para este tipo de pasajeros pero quizás accedan a asignarle primera fila o una de las últimas con el asiento contiguo libre.

Otra cuestión a prever es la de los desplazamientos dentro de los aeropuertos. Si fuera necesario contar con asistencia para trasladarse, también deberá considerar solicitarla con la anticipación debida.

Del mismo modo, si el pasajero necesitara viajar con implementos sanitarios como vías de administración intravenosa, sondas o dispositivos CPAP, es crucial comunicarlo a la compañía y coordinar con la antelación correspondiente todos los procedimientos requeridos. Estos suministros que el pasajero deba llevar consigo (como equipaje de mano) deberán cumplir las medidas reglamentarias e ir acompañados del certificado correspondiente que acredite esa necesidad y sus usos previstos.

Consejos para el viaje

Una vez en los mostradores de la compañía, durante el check in o el despacho de equipaje, es preciso notificar al personal de la aerolínea que necesitará extensores del cinturón de seguridad. Si entiende que la respuesta no lo garantiza de forma inmediata, solicítelo nuevamente a los encargados de la empresa o a algún integrante de la tripulación de la aeronave al momento de embarcar.

Previo a abordar, siempre es recomendable satisfacer necesidades fisiológicas y evitar hacerlo en los baños del avión, lo que implicará complejos desplazamientos en espacios habitualmente reducidos e incómodos.

Si optó por comprar 2 asientos, pagar el servicio de confort seat o fue ubicado en una butaca con la contigua libre, sugerimos intentar rebatir los ‘apoyabrazos’ para obtener un espacio extra y viajar con mayor comodidad.

Recién nacidos

RECIÉN NACIDOS

Condiciones y restricciones

Los viajes en avión están contraindicados para recién nacidos o bebés con menos de una semana de vida; en caso de haber experimentado un nacimiento prematuro o sufrir alguna afección de salud, no se recomienda viajar antes de los dos meses de otorgada el alta médica.

Las compañías aéreas manejan diferentes políticas restrictivas al respecto pero, en su mayoría, exigen autorización médica específica para viajes de bebés con menos de 12 semanas. En algunos casos, la persona responsable deberá firmar un documento que exime a la compañía de toda responsabilidad en caso que surgiera algún problema relacionado con el estado del bebé durante el vuelo.

Entre el nacimiento y los 24 meses, los niños ocupan la categoría “infant”. Deben viajar con -por lo menos- un mayor responsable y lo hacen sin ocupar asiento. Regularmente abonan un porcentaje de la tarifa aplicada al pasaje de adultos y las tasas e impuestos que correspondan según ruta, destino y aerolínea.

Para el caso excepcional que un adulto viaje con dos bebés menores a 2 años, uno de ellos deberá hacerlo en una silla de seguridad homologada y pagará tarifa de niño (‘child’) ya que ocupará un asiento.

Para los lactantes de entre 3 y 8 meses -de 4 a 11kg y hasta 70cm- algunos aviones, fundamentalmente los que realizan vuelos de largo recorrido, disponen de espacios especiales (limitados) denominados como “cuna confort” o similar que se deben solicitar y reservar con anticipación. En estos casos, al adulto a cargo se le asigna un asiento en primera fila de la cabina junto a la cuna.

Vale aclarar que esta información se genera a partir de una muestra representativa. Las condiciones y restricciones no son universales ni aplican a todas las compañías aéreas, rutas y destinos.

Sugerimos a los agentes y pasajeros consultar las normativas al respecto que figuran en los sitios web de cada aerolínea. También es conveniente informarse sobre regulaciones estatales de cada destino en cuanto al egreso, ingreso, tránsito y permanencia de niños de estas edades.

(*) La normativa que prohíbe llevar productos líquidos, geles, cremas y demás sustancias (en recipientes mayores a 100ml) dentro del equipaje de mano tiene una excepción: la comida para bebés. Quienes viajen con niños menores a 2 años, pueden llevar también leche, líquida o en polvo, jugos, medicamentos (líquidos, en gel o aerosol) y otros artículos necesarios -y en cantidad suficiente- para el viaje.

Consejos para el viaje

Una vez en el aeropuerto, tanto a la salida como al arribar, procure no perder de vista a los niños ni sus pertenencias; tenga ‘a mano’ y en un lugar seguro todos los documentos.

Considere que los trámites de check in, despacho de equipaje, control de tarjetas de embarque, seguridad y migraciones pueden implicar un tiempo superior al normal cuando viaja con uno o más niños. A la hora de prever la antelación para presentarse, tenga en cuenta estas situaciones así como el contexto del momento de viaje (en tiempo de vacaciones y feriados largos se agrava).

Para los casos en los que las compañías lo permiten, es muy recomendable realizar el check in y la selección de asientos online. Esto no lo exime de presentarse en los mostradores de la aerolínea y llevar a cabo el control documental, además de despachar el equipaje.

Los pasajeros con menores a cargo tienen derecho a embarque prioritario y permitido llegar con el cochecito hasta la puerta del avión pero no ingresar a la aeronave con éste. Al entregarlo al funcionario de la compañía para despacharlo en bodega -fundamentalmente para viajes con conexión-, controlar el etiquetado para recuperarlo inmediatamente al descender.

Una vez en el avión, identifique y contacte a los tripulantes para presentarse y contar con su atención ante posibles necesidades.

Es fundamental que el bebé viaje seguro. Si lo hará en el mismo asiento que el adulto, consultar a los tripulantes sobre las medidas a considerar e implementar para colocar el cinturón de seguridad.

Respecto a la vestimenta, debe ser cómoda y adecuada a la temperatura ambiente del avión.

Es excluyente ofrecerle la mayor comodidad posible y prestar especial atención a las reacciones del bebé durante todas las etapas del vuelo. Asimismo, se recomienda hidratarlos (con bebidas y cremas para la piel) para aplacar las consecuencias de la presurización del aire.

Si el lactante demostrara dolor o incomodidad durante el despegue, vuelo o aterrizaje, se sugiere amamantarlo, darle su mamadera, vaso de succión o chupete para contrarrestar los efectos de los cambios de presión atmosférica.

Una vez completado el vuelo, procure descansar y prestar especial atención a reacciones o síntomas extraños que pudieran vincularse a los cambios experimentados.